Razones por las que no debemos usar cotonetes

cotonetes
Y lamentablemente una vez más un placer culposo de la vida nos puede provocar daño al desconocer los alcances y repercusiones que puede llevar esa preciada sensación de limpiarnos los oídos con cotonetes.
En algunos lados del mundo les llaman hisópos de algodón, aplicadores o almohadillas. Denominados de forma común en México como cotonetes, son aquellos palillos que en sus extremos tienen una bolita de algodón para poder limpiar el sebo natural que generán nuestros oídos.
El sebo es la “grasita” que consideramos de manera equivocada como suciedad dentro de nuestras orejas y oídos. Lo que debemos de aprender es que totalmente natural y benéfica para nosotros, ya que esta grasa actúa por si misma como una barrera para impedir que entre la verdadera suciedad como polvo y diminutas particulas que pueden entorpecer nuestro oír.
Al usar el cotonete empujamos en vez de “sacar” nuestra cerilla. Así que evitalos y según investigadores de Oxford la cerilla se limpia sola por que nuestra piel del oído tiene la capacidad de ir expulsando fuera de nuestro oído la cerilla acumulada.
No intentes hacer movimientos muy profundos con el cotonete por que podrías dislocar tu oído. Confiemos en las habilidades de nuestro cuerpo.