ANIGRAM: ¡Es bueno tomar cerveza!

whatsapp-image-2018-08-02-at-15-02-451

Ya lo decíamos nosotros hace tiempo ¿verdad? y ahora lo dicen los científicos de la Universidad de Tel Aviv: la cerveza tiene efectos positivos en nuestro genoma y puede alargar la vida de los que la beben.
Los investigadores dirigidos por el profesor Martin Kupiec han investigado los efectos del café y de la cerveza trabajando con una levadura que tiene mucha semejanza con la genética humana. En este estudio, los científicos israelíes han demostrado que la cafeína acorta los telómeros (la parte final de los cromosomas del ADN) y el alcohol los alarga.
Este acortamiento de los telómeros está relacionado directamente con el envejecimiento y el cáncer. Según Kupiec, “Lo que hemos descubierto algún día contribuirá a la prevención y el tratamiento de las enfermedades”. Por tanto, buenas notícias para los cerveceros y ojo con la cafeína del café o la Coca Cola.

Hasta ahora sabíamos que el consumo moderado de cerveza era bueno para los riñones; que servía también contra el constipado o la bronquitis; que beber moderadamente era bueno para el sistema cardiovascular… En todo caso, cabe recordar que si el consumo es abusivo, como con todo, los beneficios se van al traste y aparece una larga lista de problemas que suelen dar al traste con la salud.
Repasamos algunos de los principales efectos beneficiosos de la cerveza sobre la salud:
  1. La cerveza puede ser beneficiosa para el constipado, la bronquitis y la neumonía. El problema es que para que te haga efecto te tienes que tomar unas 15 cervezas. En todo caso según el estudio de unos científicos japoneses, un componente del lúpulo, el ácido a-lupúlico ayuda a frenar un virus respiratorio causante de muchas enfermedades respiratorias derivadas de resfríos mal curados, especialmente en bebés y jóvenes.
  2. Beber cerveza también va bien para la lactancia materna. En Munich en el siglo XIX a las mujeres que tenían que dar el pecho se les recomendaba tomar 7 pintas al día de cerveza. Pero no es el caso de este estudio del Hospital Doctor Peset y la Universidad de Valencia que demuestra que el consumo de cerveza sin alcohol “mejora” la capacidad antioxidante de la leche materna, hasta el punto de que el suero materno presenta un 30 por ciento más de capacidad antioxidante.
  3. Investigadores del Centro de Información de Cerveza y Salud (épico nombre) publicaron un estudio en la revista “Basic Research in Cardiology” según el cual el consumo moderado de cerveza puede tener efectos protectores en el sistema cardiovascular.
  4. Diversos estudios demuestran que la cerveza no provoca la aparición del fenómeno conocido como “barriga cervecera”. Dichos estudios suelen estar pagados por la industria cervecera. En todo caso, ningún estudio científico va a impedir que  si bebes mucha cerveza vas a terminar engordando y, con mucha probabilidad, teniendo problemas de salud, del mismo modo que si bebes mucho vino o coca cola. El truco para no tener barrigón cervecero es no beber demasiado, ni comer demasiado…y hacer ejercicio.

5. En un simposio europeo el Dr. Manuel Castillo, de la Universidad de Granada, expuso los resultados de su trabajo llevado a cabo con un grupo de hombres jóvenes, donde se midió la reacción corporal después de realizar ejercicio físico intenso según si se consumía cerveza o agua para rehidratarse. El estudio concluye que consumir cerveza de forma moderada no perjudica la rehidratación post-ejercicio. Según dicho estudio, beber cerveza tiene el mismo efecto que beber agua…pero la cerveza aporta vitaminas, minerales, fibra…

En todo caso, beber cerveza es bueno para la relajación y para la salud…pero no te pases, todo ello se iría al caño. ¡Bebamos cerveza! Claro que sí, pero siempre con moderación y a partir de una edad prudente.